Tras 10 años liderando DNC, hacemos balance de la trayectoria y situación actual de la compañía

Núria Serra es actualmente la directora general de DNC Packaging Machinery. Hoy celebramos su primera década al frente de la compañía y sus más de 30 años en la empresa.

1. Sin duda, 30 años en la misma empresa dan para mucho. Según usted, ¿cómo y  en qué ha evolucionado DNC?

Durante su primera década DNC era una empresa que fabricaba centenares de máquinas estándar y en serie bajo la marca de grandes distribuidores del producto.

El primer gran cambio que tuvo que afrontar nuestra compañía fue dejar la fabricación seriada de estándares para hacerse fuerte en la customización y adaptación de las máquinas. Este nuevo rumbo fue debido en gran medida a la fuerte presencia asiática en todos los mercados y la competencia feroz de los grandes grupos multinacionales que, a menudo, también se abastecían en Asia. Nuestro modelo de fabricación nos permitió acoger las demandas de los clientes fuera de los estándares, dándonos competitividad en el mercado.

Ya antes de la crisis del 2008 estábamos centrados en crecer en soluciones y proyectos de final de línea. Esto supuso numerosos cambios internos y externos a nivel de partners en distintos territorios, necesidad de una plantilla técnicamente mejor cualificada y, por supuesto, mentalidad de mejora constante del producto y servicio al cliente.

 2. Como empresa ¿ha sido fácil adaptarse a la demanda del mercado?

No se trata de la dificultad que esto suponga, sino disponer del tiempo y los recursos. Para una empresa de nuestra talla (típica Pyme catalana), la adaptación en el momento justo es clave y no siempre es fácil leer bien lo que nos pedirá mañana el mercado para trabajarlo desde hoy. Cualquier error te puede dejar sin subir al tren.

 3. Actualmente hace más de 10 años que es CEO en DNC Packaging. ¿Cómo definiría estos años al cargo?

Como decimos en DNC, han sido años de sudar la camiseta. Hemos pasado y remontado la fuerte crisis del 2008 gracias al esfuerzo y colaboración aportado por todo el equipo. Hemos materializado un gran cambio generacional en toda nuestra compañía. Hemos iniciado el camino a nuestro objetivo de pasar de ser fabricantes de maquinaria para convertirnos en ingeniería industrial de soluciones de final de línea, convencidos que con ilusión, esfuerzo y dedicación llegan los resultados esperados.

 4. ¿Ser CEO y mujer le ha supuesto algún inconveniente en estos últimos 10 años?

En mi caso el mero hecho de ser mujer no me ha supuesto inconveniente para realizar las tareas y acciones necesarias en el desarrollo de mi trabajo.  Tampoco por ser mujer, ni yo personalmente, ni la compañía, nos hemos visto perjudicados en el trato con colaboradores o adjudicación de proyectos en los mercados donde estamos presentes.

Es cierto que las mujeres no somos mayoría en posiciones directivas, y menos en nuestro sector, pero también cada vez somos más y entre nosotras es fácil encontrar lazos de cooperación y apoyo.

 5. ¿Cómo diría usted que ha crecido la compañía en estos últimos años?

La fabricación de producto está en el ADN de DNC y cualquier crecimiento en nuestra compañía va unido al lanzamiento de nuevos productos al mercado o a la actualización de los ya existentes en nuestra amplia gama.

La ejecución con éxito de proyectos integrales de final de línea nos ha permitido un salto a nivel financiero, factor importante en estos tiempos.

Y otro aspecto que destacaría sería el análisis y enfoque de los procesos internos para convertirlos en más eficientes y ofrecer así un servicio de mayor calidad. Ejemplo de ello es la creación del equipo de SAT independiente al equipo productivo.

 6. Si tuviera que definir en 3 palabras DNC, ¿cuáles serían?

Compromiso con el cliente

Calidad en el producto

Personas al servicio de personas

 7. Estando al frente de una empresa tan importante habrá vivido momentos de todo, tanto buenos cómo malos. ¿Podría contarnos alguna de las decisiones más importantes que ha tenido que tomar cómo CEO?

Es difícil destacar uno de tantos momentos vividos, pero está claro que las decisiones más difíciles de tomar han sido las que implicaban sacrificios personales. Ahí es donde la tarea profesional de la dirección de la compañía se ve directamente afectada por la parte personal y emocional. El tamaño y la singularidad de nuestra empresa nos permite un trato directo y personal entre todos, y nos gusta que sea así, pero también es cierto que afecta en la toma de decisiones complicadas, de la misma forma que suma orgullo y valor del equipo en la superación de retos y adversidades.

 8. ¿Qué momento destacaría como el más significativo para DNC?

Para mí el momento clave de DNC fue el primer gran cambio que tuvimos. La era de ser uno de los fabricantes de maquinaria más competitivos de Europa finalizaba ante la realidad de la competencia asiática. Vimos claro que la fabricación de maquinaria tal como la habíamos realizado hasta la fecha tenía su final.

En ese momento nuestro negocio y nuestra actividad necesitaban un cambio de rumbo para asegurar nuestra existencia en un futuro inmediato.

Ahí estuvimos acertados y dimos el golpe de timón necesario para modificar la esencia de la actividad de la compañía y adentrarnos en la customización y adaptación de máquinas y proyectos que nos ha permitido llegar hasta la actualidad.

De aquel momento aprendimos que en DNC ya no podíamos dejar el camino del cambio y la adaptación permanente, tanto dentro de nuestra compañía como fuera respecto al mercado y la competencia.

 9. ¿Cuáles cree que son las principales fortalezas de la empresa?

Su conocimiento y experiencia del producto y la flexibilidad y adaptación a las necesidades de los clientes.

 10. ¿Cómo afectó la crisis del coronavirus a DNC?

Para el año 2020 teníamos unas buenas previsiones de proyectos que se vieron frenadas en seco. Algunos de ellos solamente se detuvieron algunos meses y otros todavía están pendientes.

La parte positiva fue que teníamos ya en cartera algunos proyectos importantes que nos permitieron seguir la marcha y llegaron nuevas oportunidades de automatización de la mano de clientes que vieron incrementada su producción de forma exponencial con el Covid.

Esto nos permitió pasar el año con el desconocimiento normal ante la nueva situación, con unas puntas de trabajo muy marcadas y sin necesidad de aplicar ninguna medida que afectara a nuestra plantilla.

 11. ¿Qué retos se ha planteado la empresa para este 2021?

Nuestro objetivo a medio plazo es ser una empresa de referencia en los proyectos de final de línea.

Para ello,  este año nos focalizamos en el análisis y mejora de nuestros procesos, adaptando nuestra plantilla y revisando la relación con nuestros colaboradores, tanto a nivel tecnológico como comercial.